Details of the end. (2)

No pueden hacerme esto. — Exclamó, al escuchar las palabras de su abogado, y se elevó de su lugar para apoyar ambas manos sobre el escritorio de madera que se extendía entre ambos.

La sangre que bombeaba su corazón había ido a parar hacia sus extremidades, dándole la fuerza necesaria para mantenerse en pie, mientras se hacía a la idea de haberlo perdido todo.

Había pasado más de dos meses en vela, revisando papeles y buscando un camino para poder aceptar que aquel obstáculo legal bien podía terminar con todo a lo que le había puesto su vida, sin embargo, la realidad era un trago muy difícil de pasar y hoy no podía aceptarlo.

Al igual que una máquina, su mente había generado barreras, por lo cual, aun siendo consciente de que el juicio había sido desfavorable para su persona, todavía permanecía erguido y con una postura defensiva.

Él no era un fraude, ni un hombre deshonesto, podía llevar su frente en alto al pasar por cualquier juzgado, a diferencia de esos decrépitos jueces, pero no había más piezas que mover, la corte había dictaminado su culpabilidad y la injusticia era el plato más desagradable.

Si pueden, y lo han hecho. — Interrumpió el hombre de traje, armado de una calma que le habían dado los años de trabajo para poder enfrentar casos como estos.

Ahora, siéntate, porque esto no ha terminado. — Agregó naturalmente, y tras hacerse hacia atrás sobre el asiento reclinable en el que descansaba, señaló al rubio para indicarle que necesitaría sentarse para escuchar el resto de la historia.

El dictamen dice que la empresa ya no está bajo tu poder, pero la causa no está cerrada. Es decir, tenemos una posibilidad de apelar y evitar que la investigación tenga este final, pero la justicia es lenta, así que en el proceso van a embargar algunos de tus bienes, y mi recomendación es que estés preparado para pasar este tiempo alejado de lo que siempre has conocido, yo me encargaré del resto y te llamaré para cuando tengas que declarar.  

La explicación fue clara y centrada, pero Zachary peleaba por encontrar un lugar entre los dos hemisferios de su ser que reclamaban su atención: el de las emociones y la racionalidad.

Durante todos estos años se había concentrado en ser muy medido y equilibrado, y configurar aquella idealización respetable que su cabeza había elegido como meta, jamás se había salido de la línea prolija que delimitaba la integridad moral, y hoy no era considerado más que un infractor.

Sé que es duro, pero tienes que ser paciente o esto podría tener peores consecuencias. — Aclaró el castaño, lindando entre la firmeza que debía tener y la empatía que sentía para con un hombre, a quien sus noticias, parecían haber derrumbado.

¿Peores consecuencias? — Inquirió el afectado, con la última gota de ironía que podía utilizar.

El haber sido despojado de su editorial era el golpe más duro que había recibido, su entereza había sido cuestionada, y su propia inoperancia había manchado lo único que había conseguido unirlo a su padre, este día era como verlo morir dos veces.

Una vez más, había fallado, y estaba sólo y desamparado para ver el producto de sus errores.

Si quieres puedo pedirle a tu secretaria que retire tus cosas y las traiga. No es necesario que vayas, los interventores se encargarán de cerrar el lugar por unos días para acomodarse. — A partir de entonces, sería el estado quien lidiaría con la administración de la compañía, colocarían a un letrado para que los empleados pudieran continuar con sus tareas, ya que todavía quedaban algunos contratos por cumplir, y luego, se resolvería el destino de tal firma.

No, no quiero ver a nadie. — Replicó, quien se viera agobiado por esta situación, y dejó que su cabeza descansara sobre las palmas de sus manos, mientras permanecía avergonzado y dolido.

De allí en más, el silencio se hizo presente por unos cuantos minutos, y en una especie de conversación sin palabras, el legista entendió que era hora de marcharse, su cliente tendría que afrontar un momento duro, uno en el que nadie más que él mismo podría ayudarse.

nevver:

Life as a video game, Adam Ellis

I find out a lot about myself by sleeping. Dreams, they are who I am when I’m too tired to be me. —Jarod Kintz (via observando)

spoken-not-written:

THIS IS THE GREATEST THING I HAVE EVER SEEN IN MY ENTIRE LIFE

definitelydope:

(by kevin russ)

I am a shadow’s shade, a lunatic, perhaps,
Of two dark moons. —Marina Tsvetaeva, from I Never Think Or Argue  (via ontheedgeofdarkness)
aausten